¿Por qué constituir tu empresa?

¿Y si te decides a constituir tu empresa?

Seguramente llevas bastante tiempo pensando en formalizarte, ¿pero los rumores y mitos sobre hacerlo te ponen a dudar? Sabremos que lo primero que llega a tu cabeza es la palabra “impuestos”. 

Sí, este tema es un verdadero dolor de cabeza, por lo que prefieres seguir trabajando de manera informal hasta que suceda algo que te haga cambiar de opinión. Bueno, esta entrada está hecha para ti. 

Comencemos con algo muy importante, no importa el giro o tamaño de tu negocio, al haberlo emprendido te convertiste en empresari@. No minimices los esfuerzos que haz hecho hasta ahora, utiliza el nombre correcto para referirte a ti y a tu empresa. 

Al constituir tu comercio tienes beneficios que no podrías obtener de otra manera, un ejemplo claro son los créditos y financiamientos. Este punto es fundamental en caso de que desees expandirte o sumar una empresa más a tu lista de emprendimiento. En muchas ocasiones las instituciones bancarias para ofrecerte un financiamiento alto, necesitan tener la seguridad de que tu negocio es estable y que cuentas con los requisitos mínimos para poder realizar los pagos correspondientes. 

Si tu empresa funciona como una sociedad, es decir, si más de una persona invirtió capital para comenzar el negocio, podrás separar los bienes. En otras palabras el patrimonio empresarial, es diferente al patrimonio de cada uno de los socios, así que en caso de adeudos, no habrá impacto en los bienes individuales. Su responsabilidad se limita al capital que cada uno aporte.

Otro tip para las empresas consolidadas por sociedad, es que podrán fijar derechos y obligaciones para cada socio, así como restringir la admisión de nuevos socios o excluirlos en caso de que se requiera. 

Constituirte te da la posibilidad de poder ofrecer seguro médico y prestaciones de ley a tus empleados, haciendo ver a tu empresa como un lugar privilegiado para trabajar. Además tendrás acceso a cuentas bancarias empresariales, para la dispersión de recursos y nóminas, así como servicios exclusivos, sumando puntos positivos a tu historial crediticio.

Formalizarte te permitirá contar con servicios especiales, por ejemplo, preferencia al querer contratar algún servicio de cobro a distancia o tiendas en línea. Logrando así que tu negocio tenga mayor alcance de audiencia.

También tendrás la posibilidad de facturar, lo que te dará una ventaja al ofrecer tus productos o servicios ya que tendrás clientes con mayor capital de compra. Y se traducirá en más ventas y mejores ingresos.

Seremos sinceros contigo, los impuestos son una parte fundamental al consolidarte, pero al compararlo con las ventajas resultan más un papeleo. Tendrás que realizar declaraciones mensuales y anuales, y también deberás tener reuniones cada año con tus socios o accionistas para revisar algunos temas financieros, metas anuales, detalles de la administración, etc. Si lo miras desde otra perspectiva, el tener este tipo de juntas te ayudará a tener un mejor desarrollo para tu empresa y con ello, lograr el crecimiento que desean, quizá hasta expadir su negocio en el extranjero.

 

Asesórate con expertos y decide formalizarte, le darás el lugar que merece tu negocio. 


¡No te despegues! El próximo jueves te diremos que necesitas para formalizar tu negocio.


Mitos y realidades de las rebajas

El arte de comprar por rebajas

Sabemos que nadie se escapa de los grandes letreros y de las promociones limitadas en las tiendas online, y menos aún cuando es temporada de rebajas. ¿Pero realmente necesitas todo lo que compras aunque esté rebajado?  

Esta entrada es para que aprendas a reconocer los mitos y las verdades sobre las compras y no te dejes llevar por los carteles, ofertas y promociones.

1.- Las prendas de temporada se agotarán los primeros días. CIERTO  

Generalmente las tiendas lanzan jugosas promociones cuando se acerca una temporada fuerte de ventas, como verano o invierno. Si viste algo que te gustó y se encuentra en oferta es mejor que lo compres antes de que se agote.

2.- Todo lo que compramos en rebajas lo utilizamos al día siguiente. FALSO

Sí, hay cosas que vas a comprar y que seguramente te van a gustar cómo se te ve, pero siendo honestos muchas de las prendas se van a quedar arrumbadas en el clóset, hazle un favor a tu bolsillo y pregúntate ¿lo compro por necesidad o por capricho?

3.- Todas las rebajas son reales. FALSO

En ocasiones nos encontramos grandes ofertas que no podemos dejar pasar. Si te es posible monitorea las prendas que te quieres comprar, y el día de las ofertas reales podrás evaluar si el descuento vale la pena.

4.- Cada prenda que quieras comprar debe ser de tu talla. CIERTO

Sí, si te compras tallas más chicas puede ser que queden guardadas en el clóset y nunca las vuelvas a ver, pruébate cada prenda y revisa que no te incomode usarla. 

5.- Es mejor comprar en saldos que en ofertas. FALSO

Muchas marcas aprovechan el furor de las ofertas para sacar lo que tenían guardado de temporadas pasadas o hasta productos de menor calidad. Antes de comprar revisa bien que las prendas no tengan defectos de fábrica y que el material con el que están hechos sea resistente. 

Comprar en rebajas puede ser bueno para tu bolsillo, pero pon mucha atención en los productos que vas a obtener. Revisa que cumplan tus expectativas y se encuentren dentro de un precio considerable. Recuerda que no porque haya oferta significa que tienes que comprar cosas, analiza tu presupuesto y decide con conciencia.