Debido a la situación mundial, lo ideal es emprender un negocio en línea, por eso la seguridad en los pagos online es determinante para los compradores de toda Latinoamérica. Si algo caracteriza al mercado hispanohablante es el alto riesgo de fraude en las transacciones de e-Commerce. 

Otras regiones, como Europa y Estados Unidos, disponen de sistemas muy avanzados de pago, pero ya que Latinoamérica va un poco más atrasada al respecto debido a la falta de regulación, también está más expuesta al fraude.

Según datos de Forbes México: el 83% de los mexicanos que han sido digitalizados están especialmente preocupados por los robos de identidad; al 78% le preocupa el fraude a través de tarjetas no autorizadas; y el 77% tienen miedo del fraude con las tarjetas de crédito. 

Esta preocupación no solo se queda en el usuario, de hecho muchas empresas protegen cada vez más sus cuentas para que los fraudes masivos de pago sean detectados y bloqueados, así que los estafadores han optado por robar pequeñas cantidades que pasan fácilmente desapercibidas al usuario, con el fin de pagar suscripciones o incluso transporte. 

Este fenómeno se denomina “carding” y es posible gracias a los “bineros” o “hackers”, que se encargan de robar los números de las tarjetas y venderlos luego en redes sociales o en la deep web.

Esto es algo que está ocurriendo de forma alarmante en Chile; hace unos años filtraron datos de 41.593 tarjetas de crédito y débito, involucrando a 13 instituciones. Previamente, en mayo de 2019, se clonaron 1.700 tarjetas de crédito de ocho entidades financieras.

Ejemplos como este se extienden alrededor de toda LATAM, lo que demuestra la susceptibilidad de la seguridad en diferentes entornos.

Podríamos enumerar un sinfín de fraudes frecuentes que podemos ver en línea, y aunque muchos están implementando módulos de seguridad para contrarrestar sus efectos, aún no contamos con las suficientes herramientas para proteger al 100% la identidad de los tarjetahabientes. Es por eso que cuidar de nuestras tarjetas sigue siendo un tema personal que haciéndolo de forma correcta puede ayudarnos a evitar problemas futuros.

Si tienes una tarjeta de crédito o débito espera nuestra siguiente entrada para contarte algunas buenas prácticas personales que puedes seguir para evitar ser víctima de fraude o robo de identidad.