Cada cierre de año celebramos las fiestas familiares, posadas, navidad y año nuevo. Nuestras casas están decoradas con colores vivos y no faltan las calles llenas de iluminación parpadeante, renos voladores y piñatas brillantes. Pero… ¿Te has puesto a pensar en lo alto que te costará tu recibo de luz?

Es importante que sepas que ser ecológico no tiene que quitarle la diversión a la navidad, puedes realizar varias acciones para ahorrar energía y disfrutar de las fiestas. 

Por ejemplo, si la celebración no será en tu casa, recuerda apagar todas las luces y aparatos electrónicos antes de irte. No puedes dejar ni la decoración de tu arbolito, de hecho el 40% de los incendios domésticos en esta temporada, son representados por falsos eléctricos en los árboles de navidad, apágalo mientras no estés cerca de él.

Si vas a preparar algún alimento en el horno y de ser posible, cocina más de un platillo al mismo tiempo, así aprovecharás el calor y puedes guisar más rápido. Solo revisa que la puerta del horno esté bien cerrada. Al terminar la cocción asegúrate que no quede ninguna llave abierta y no tengas fugas de gas.

Coloca tu decoración en lugares estratégicos, apóyate con espejos y ventanas, también opta por decoración metálica, todo esto podrá reflejar la iluminación y el color en tu casa aumentará sin necesidad de tanta electricidad. 

Uno de los favoritos en esta temporada es la iluminación de las fachadas. También puedes ahorrar con ellas, apágalas por la noche y enciéndelas durante las tardes.

Si este año compraste decoración, guárdala con cuidado para que dure más tiempo. Recuerda, los electrónicos en mal estado gastan más luz, cuídalos de la humedad y de los golpes.

Esta navidad será muy diferente a la de años pasados, recuerda utilizar cubrebocas y tener a la mano gel antibacterial. Evita asistir a fiestas en las que haya más de 10 personas, sabemos que son fechas para compartir, pero podemos seguir compartiendo salud desde la distancia. Cuida de los tuyos y disminuye los riesgos para ti y para tu recibo de luz.

Por: Tahiri Archundia