¿Los has utilizado?

Promociones de 3, 6, 9 o hasta 12 meses sin intereses suenan tentadoras, es muy común encontrar estas opciones de compra al pagar con una tarjeta de crédito. A pesar de los mitos que rondan en torno a los meses sin intereses, si son usados de manera adecuada resultan muy útiles para controlar el manejo de tus ingresos. 

Este tipo de promociones funcionan como su nombre, “sin intereses”, en otras palabras durante el plazo que hayas elegido no generarás cargos extra en tu tarjeta.

Una de las grandes ventajas de los meses sin intereses, son los pequeños pagos parciales con los que irás abonando tu deuda. Pero evita pasarte del tiempo límite o corte de tu tarjeta, de otro modo te endeudarás en un plazo mayor al elegido en el esquema original.  

Sigue estas recomendaciones para poder usar de manera informada los meses sin intereses:
  • Antes de adquirir un producto, pregúntate si realmente lo necesitas o solo lo adquirirás porque está en promoción.

 

  • Calcula tu capacidad de pago. A tus ingresos réstale tus gastos y cerciórate de que el restante sea suficiente para poder cubrir la parcialidad que pagarás.

 

  • Por más que te guste algún producto o servicio, compara precios. Podrás aprovechar la diferencia y conseguir mejores ofertas.

 

  • Compra bienes cuya vida útil, sea mayor al de tu deuda. No es recomendable que uses este esquema para compras menores o cotidianas.

 

  • Paga de manera puntual, no esperes a los últimos días. De lo contrario el monto para no generar intereses a la larga será más difícil de pagar. 

 

  • Verifica en tu voucher que la promoción se hizo válida. Revisa que esté especificado que la compra fue a meses sin intereses.

 

  • Liquida tu deuda. Podrás pagar el monto restante a tu banco, pero avísale que vas a realizar esa transacción para que no sea tomado como saldo a favor, sino como pago total. 

Considera elegir compras a meses sin intereses, te permitirán ahorrar y no comprometes el total de tus ingresos para saldar tus deudas.