Una tarjeta siempre puede librarte de muchos apuros económicos, desde una compra rápida, hasta una urgencia de momento. Pero es importante tener un buen historial para que aumenten tu línea de crédito y también para evitar sobregirarte.

El sobregiro ocurre cuando un cliente ya utilizó el 80% de su línea y no se está haciendo el pago que cubre los intereses sino el pago mínimo, pero el plástico se sigue utilizando.

Si ya caíste en esta situación y los pagos a tu tarjeta solo están incrementando, es importante que detectes dos cosas: la primera es si tienes claro el límite de tu tarjeta así como tus fechas de corte y la segunda es tu estado de cuenta, revisa bien los mínimos de pago, podría ser que no estés cubriendo bien este monto.

Cuando tu tarjeta comienza a verse afectada por esta situación, puede aparecer en el estado de cuenta la leyenda: Cobro por sobregiro, es aquí donde debes apurarte para mejorar la situación con cualquier institución financiera o hasta departamental.

Las consecuencias por el sobregiro generalmente llevan a la cancelación o bloqueo de la cuenta, esto funciona como una medida para evitar que el cliente se endeude de más y le sea imposible pagar. 

Uno de los mejores consejos que podemos darte en caso de que ya hayas sobregirado tu tarjeta es que realices un plan de pagos para reducir tu deuda, pero recuerda que debes tener disciplina y liquidar, para que el banco considere devolverte el crédito. 

En caso de que te encuentres a unos pasos de esta situación, pregunta en tu banco si es posible ampliar tu línea y ajustar los plazos de pago. Así tendrás más tiempo de hacer abonos y puedes reducir la cantidad de la mensualidad. 

Si bien hay muchas maneras para evitar topar tu tarjeta, la prevención siempre será lo más importante. Recuerda llevar un registro de tus gastos y realiza los pagos correctamente en la medida de lo posible para evitar molestias innecesarias.

Por: Tahiri Archundia