Cuando llegamos a solicitar una tarjeta de crédito muchas veces la urgencia o la emoción hace que pensemos que los créditos otorgados son lo único que se nos va a cobrar, pero aquí hay algo que debes conocer y que quizá comienzas a notar en los primeros pagos y son los intereses.

Generalmente los cobros de las tarjetas van en función de su tipo o de los hábitos de pago que tenga cada cliente, por ejemplo, una tarjeta clásica no tiene los mismos intereses que una platino, al igual que no se cobran los mismos intereses de manera regular a un cliente puntual, que a uno que se tarda en las mensualidades.

Hoy te hablaremos de algunos intereses que muy pocos conocen pero que en esta nota desmenuzaremos para ti.

Interés por adelanto de efectivo

Algunas tarjetas te dan la posibilidad de hacer retiros directamente en el cajero, si bien es un beneficio muy bueno para muchos clientes, en ocasiones el interés que genera es más alto incluso que el de compras en algunos establecimientos.

Interés por mora

Este es uno de los más comunes y conocidos, ocurre cuando no haces los pagos mensuales, ni siquiera los mínimos. Este cobro a veces viene acompañado de cargos por pago extemporáneo. Recuerda tener siempre la disciplina suficiente para hacer los abonos puntuales en tu tarjeta.  

Interés por exceso de crédito

Ocurre cuando en un mes te excedes de tu línea, si bien muchas tarjetas tienen un límite establecido, hay algunas opciones que te brindan flexibilidad y pueden absorber más de lo que creías. Pero al hacerlo se te cobrará el equivalente junto con los intereses.

Acércate a las instituciones financieras de tu preferencia si notas en tu estado de cuenta algunos intereses que no deberían estar o que no conoces. Aclara todas tus dudas y utiliza tu tarjeta de manera responsable.

Por: Tahiri Archundia