Paga tu Crédito Hipotecario en 10 años o menos...

El sueño de muchas personas generalmente es tener el dinero suficiente para poder comprar la casa de sus sueños. De hecho esta es una de las decisiones financieras más importantes a las que nos podemos enfrentar ya que se vuelve un compromiso a 20 o 30 años.

Si ya te embarcaste en la aventura de comprar una casa o departamento, aquí te contamos cómo reducir ese tiempo y lograr tener un inmueble propio sin alargar tu hipoteca, ni morir en el intento.

Da un enganche superior o haz pagos extra a capital. Cuando realizas pagos extra o aumentas el monto de las primeras mensualidades, estos tendrán un mayor impacto ya que ayudarás a bajar los intereses por la hipoteca y podrás seguir aportando al crédito. 

Recuerda que el interés se calcula sobre el saldo del total restante, por lo que si haces pagos a capital no solo este bajará, sino también los intereses.

Invierte tu aguinaldo. Antes de pagar haz un pequeño presupuesto de lo que gastarás para las fiestas, entre regalos, comida, entretenimiento. Puede ser un esfuerzo extra pero estas inyecciones de capital te ayudarán a bajar la cantidad de años para pagar.

Haz una meta de ahorro. Quizá suena algo obvio pero planea metas de ahorro anuales, si tienes entradas extra de dinero por más pequeñas que sean considéralas y destínalas para tu hipoteca.

Aquí quizá podrías decir “y ¿qué hago si solo tengo una entrada de dinero y no puedo ahorrar por pagar la mensualidad?”, en este caso debes tener un mejor control de tus gastos, si pagas más de un servicio de streaming considera el que realmente utilizas, opta por las comidas en casa y evita los gastos innecesarios.

Ojo, no se trata de no gastar para ti, sino de minimizar las salidas de dinero y poder tener un pequeño ahorro para seguir sumando a tu hipoteca. 

Invierte los ingresos imprevistos. Quizá no lo habías pensado, pero hay veces que recibes dinero extra que no planeas, puede ser un aumento, las utilidades o alguna bonificación. Antes de querer gastarlo aprovéchalo, así solo sea un 10% del total de tu mensualidad hará una gran diferencia para tu crédito.

Y finalmente crea un fondo de emergencia. Quizá no podamos planear las eventualidades, pero es importante que consideres un pequeño fondo en el que puedas apoyarte por cualquier circunstancia. Piensa que este plan te ayudará en caso de que debas hacer algún pago, desees comprar electrodomésticos, necesites hacer alguna reparación, etc. considera que el monto cubra al menos una mensualidad de la hipoteca y evita tocarlo a menos que sea necesario.

Por: Tahiri Archundia


¡Junta el enganche para tu casa!

Quizá el comprar un inmueble te ha quitado en algunas ocasiones el sueño, requiere planeación y una buena organización de tus finanzas, pero ¿qué te parecería aprovechar el resto del año para juntar el enganche de una casa o departamento?

Para comenzar este viaje inmobiliario debes tener en cuenta que comprar no solo será tener la capacidad de absorber el pago mensual de una vivienda, sino que debes tener liquidez para pagar los servicios de escrituración, impuestos, notario y el enganche inicial.

Si tienes suerte y revisas a conciencia antes de decir que sí, puedes encontrar excelentes promociones con las que podrás ahorrarte a escrituración o las primeras mensualidades. Recuerda preguntar siempre antes de comprometerte. 

Ahora bien si ya te decidiste y quieres juntar dinero para pagar el enganche de tu casa ideal, aquí te contamos cómo puedes hacerlo más rápido:

Elimina todo lo que no necesitas. Ok, sabemos que los imprevistos ocurren y que no siempre podemos controlarlos, pero puedes eliminar los gastos hormiga. De hecho estas salidas de dinero pueden representar hasta un 12% de tu ingreso al mes, ¡presta más atención a ellos!

Si tienes un “imprevisto” que ya es recurrente, no es una eventualidad, es un gasto. 

Aplica la regla del 50/30/20. Esta estrategia puede ser difícil al inicio pero una vez bien administrado logras incluso generar un hábito de ahorro muy fuerte. Con este método el 50% de tus ingresos deben ir hacia tus gastos fijos, el 30% para el resto del gasto mensual y el 20% para designarlo a tu enganche.

Invierte tus ahorros. Recuerda que el cochinito no siempre es la mejor opción ya que tu ahorro se estanca, invierte tu dinero en Cetes, Fibras o en alguna institución de tu confianza, tendrás rendimientos que ayudarán a seguir incrementando tu dinero.

Busca un lugar más barato. Si te encuentras en situación de renta esto puede aplicar perfecto para ti, mientras estás ahorrando para el enganche busca un lugar provisional que sea más barato de lo que actualmente pagas, puede parecer una inversión inicial, pero cada peso ahorrado te ayudará a cumplir tu sueño más rápido.

No te desanimes, puedes lograr tu meta. Al inicio quizá sea difícil o podrás ver este objetivo muy a futuro, pero volver realidad tu sueño no es algo imposible. 

Ya sea dentro de la ciudad o en un estado un bien inmueble puede ser de mucha ayuda para ti. ¡Comienza a ahorrar para mejorar tu estabilidad financiera! 

Por: Tahiri Archundia


¿Remate Inmobiliario?

Seguro al buscar una casa o departamento, te has topado con inmuebles a precios increíbles y te preguntas ¿por qué nadie ha comprado esta gran oferta?, te pones a hacer números y te das cuenta de que quizá si te alcanza… pero aparece un mensaje de que la propiedad se encuentra en Remate Hipotecario, ¿qué hacer, te avientas y compras, o esperas una mejor oferta?

¡Aquí te explicamos todo lo que necesitas saber para comprar o alejarte de los remates hipotecarios!

Ok, dejémoslo claro, este tipo de remates aparecen cuando el antiguo dueño no pudo pagar las mensualidades del inmueble y el banco comenzó un proceso legal en su contra, obteniendo la propiedad y separándola del deudor. 

Este proceso es bastante largo y durante él, puede disminuir el precio del bien, haciendo que sea más accesible para cualquier persona. El periodo aproximado de este tipo de litigios es de 6 meses hasta más de 2 años.

Aura Ramirez de Querido Dinero, nos explica dos posibles panoramas:

En el primero no estás adquiriendo la propiedad (todavía), sino los derechos para continuar el juicio. Es decir, estás adquiriendo un título para que el juicio continúe y de esta forma tú te conviertas en el propietario real.

En el supuesto de ganarlo, puede ser que debas interferir para sacar a las personas que se encuentren habitando el inmueble.

En el segundo caso, si el juicio está muy avanzado y casi por finalizar, el banco sería el “nuevo propietario” y le estarías comprando directamente a él, para esto deberás solicitar un “crédito hipotecario” con ellos, pero el descuento puede que ya no sea el que habías considerado al inicio.

Al adquirir un inmueble con este tipo de procesos, tienes algunas ventajas, como la opción de comprar un bien con un gran descuento, también el contacto y proceso de compra con el banco es rápido, porque ellos quieren recuperar el dinero ya invertido. Lo mejor, es que puedes encontrar propiedades en venta por hasta el 40% menos de su valor real en el mercado.

Ahora, no todo es miel sobre hojuelas, también puedes encontrarte con propiedades sumamente endeudadas, ya sea por agua, luz o predial. Los gastos de litigio también correrán por tu cuenta, y probablemente no puedas habitar el inmueble en el momento en que lo compras, ya que en muchas ocasiones los deudores seguirán habitando el lugar hasta que haya una resolución por parte del juez.

También el pago debe ser de contado, no se aceptarán créditos o financiamientos ya sea bancarios o del Infonavit, por lo que puede ser un impedimento si no tienes la cantidad total a la mano.  

Un remate hipotecario puede hacer la diferencia entre elegir un inmueble en buenas condiciones, de buen tamaño y en una mejor zona, con un precio muy bajo, pero considéralo. Si tu plan no es mudarte sino hacer de él una inversión, puede ser una gran opción, pero si lo que quieres es habitarlo a corto plazo, lo más recomendable es que sigas buscando otras ofertas.

Por: Tahiri Archundia