#ConsumeLocal

Al inicio de la cuarentena te hablamos sobre cómo podías apoyar a los pequeños comercios durante la crisis sanitaria, queremos retomar este tema porque es de suma importancia seguir apoyando a los negocios locales y estabilizar la economía de nuestro país.

Hoy más que nunca debemos ser solidarios como lo hemos hecho en otros momentos, con la calidez humana que tenemos como mexicanos. Hace unos años lo demostramos luego de un terremoto que dejó a más de una decena sin hogar, ahora podemos volver a hacerlo con los pequeños negocios que se encuentran en riesgo de quebrar.

Comencemos a darle la vuelta a nuestro consumo, gira a los productores y comerciantes nacionales, juntos podemos ayudar en medio de la incertidumbre.

¡Aquí te enlistamos lo que puedes hacer para seguir fortaleciendo el consumo local!

1.- Apoya a tu amig@ emprendedor, si no puedes consumir comparte sus publicaciones, le dará más alcance y con ello posibles ventas.

2.- Si eres fan de algún producto nacional búscalos en sus redes sociales y deja tu comentario positivo, esto ayudará a otros a animarse y comprar.

3.- De ser posible comparte y etiqueta a tus marcas  nacionales favoritas en tus redes, no se trata de presumir, sino de ayudarles a llegar cada vez a más clientes.

4.- Apoya a quienes no tienen un ingreso fijo. Si puedes dar un poco de dinero a las personas que están vendiendo en la calle o puedes hacer intercambio de mercancía hazlo, con tu acción puedes ayudar a una familia que lo necesita.

5.- Si trabajas y aún vives con tu familia, destina un poco de tu sueldo a la persona que haga mayormente las labores del hogar. Más que una “paga” es un agradecimiento por el esfuerzo de trabajo diario no remunerado.

6.- ¡No canceles tus citas! Si te vas a cortar el cabello, tienes entrenamiento personal, terapia o simplemente necesitas de un profesional que te apoye, recuerda no cancelar, mejor reagenda tu servicio para después, también puedes ayudarle pagando una parte y el resto para cuando se puedan ver.

7.- Pide comida (dentro de tus posibilidades) a esa fondita de tu colonia, además de ser casera será sana para tu cuerpo, ¡no todo es comida rápida!   

8.- Si te hace falta algún producto básico, en lugar de ir al super y gastar gasolina, opta por la confiable tiendita de la esquina.

9.- Utiliza los servicios de delivery que tienen los mercados de barrio, podrás surtir tu despensa y tendrás productos de calidad hasta la puerta de tu casa.

10.- Elige plataformas nacionales de comercio electrónico para hacer tus compras de productos o servicios que necesites.

11.- Fortalece la cadena de consumo en caso de que tengas un negocio, busca proveedores locales y creen alianzas.

Seamos solidarios con las personas a nuestro alrededor, la economía en nuestro país es más sustentable que nunca, apoyemos juntos a todos los negocios y siempre #ConsumeLocal.

Por: Tahiri Archundia


¿Remate Inmobiliario?

Seguro al buscar una casa o departamento, te has topado con inmuebles a precios increíbles y te preguntas ¿por qué nadie ha comprado esta gran oferta?, te pones a hacer números y te das cuenta de que quizá si te alcanza… pero aparece un mensaje de que la propiedad se encuentra en Remate Hipotecario, ¿qué hacer, te avientas y compras, o esperas una mejor oferta?

¡Aquí te explicamos todo lo que necesitas saber para comprar o alejarte de los remates hipotecarios!

Ok, dejémoslo claro, este tipo de remates aparecen cuando el antiguo dueño no pudo pagar las mensualidades del inmueble y el banco comenzó un proceso legal en su contra, obteniendo la propiedad y separándola del deudor. 

Este proceso es bastante largo y durante él, puede disminuir el precio del bien, haciendo que sea más accesible para cualquier persona. El periodo aproximado de este tipo de litigios es de 6 meses hasta más de 2 años.

Aura Ramirez de Querido Dinero, nos explica dos posibles panoramas:

En el primero no estás adquiriendo la propiedad (todavía), sino los derechos para continuar el juicio. Es decir, estás adquiriendo un título para que el juicio continúe y de esta forma tú te conviertas en el propietario real.

En el supuesto de ganarlo, puede ser que debas interferir para sacar a las personas que se encuentren habitando el inmueble.

En el segundo caso, si el juicio está muy avanzado y casi por finalizar, el banco sería el “nuevo propietario” y le estarías comprando directamente a él, para esto deberás solicitar un “crédito hipotecario” con ellos, pero el descuento puede que ya no sea el que habías considerado al inicio.

Al adquirir un inmueble con este tipo de procesos, tienes algunas ventajas, como la opción de comprar un bien con un gran descuento, también el contacto y proceso de compra con el banco es rápido, porque ellos quieren recuperar el dinero ya invertido. Lo mejor, es que puedes encontrar propiedades en venta por hasta el 40% menos de su valor real en el mercado.

Ahora, no todo es miel sobre hojuelas, también puedes encontrarte con propiedades sumamente endeudadas, ya sea por agua, luz o predial. Los gastos de litigio también correrán por tu cuenta, y probablemente no puedas habitar el inmueble en el momento en que lo compras, ya que en muchas ocasiones los deudores seguirán habitando el lugar hasta que haya una resolución por parte del juez.

También el pago debe ser de contado, no se aceptarán créditos o financiamientos ya sea bancarios o del Infonavit, por lo que puede ser un impedimento si no tienes la cantidad total a la mano.  

Un remate hipotecario puede hacer la diferencia entre elegir un inmueble en buenas condiciones, de buen tamaño y en una mejor zona, con un precio muy bajo, pero considéralo. Si tu plan no es mudarte sino hacer de él una inversión, puede ser una gran opción, pero si lo que quieres es habitarlo a corto plazo, lo más recomendable es que sigas buscando otras ofertas.

Por: Tahiri Archundia