Todo emprendimiento tiene una meta a mediano o largo plazo, y es alcanzar la estabilidad financiera. Si tomamos en cuenta que el iniciar un negocio no es nada barato, recuperar esa inversión y comenzar a ver ganancias, lleva tiempo y dependerá de las condiciones del mismo.

Hoy existen diferentes alternativas para conseguir capital y seguir incrementando tu emprendimiento. Aquí te platicamos las más populares para que le saques todo el provecho a tu negocio.

1.- Utiliza tus ahorros personales. Una de las ventajas que tienes al usar tus ahorros es que nadie te va a hacer firmar un contrato, no tienes que devolverlo y lo mejor es que podrás ir recuperándolo. El problema de esto es que no puedes garantizar la recuperación a corto plazo, ya que dependerá de tus ganancias, de los gastos que surjan y de las necesidades que debas cubrir en tu negocio.

2.- Solicita un crédito a partir de tus ventas. Esta es la alternativa ideal si llevas transaccionando al menos 6 meses con tu procesador de pago, en el caso de Sr. Pago contamos con una alianza con R2 Capital que te permitirá obtener desde 25 mil hasta 500 mil pesos fácilmente. Lo mejor es que no tienen cargos ocultos o cuotas fijas y lo pagas mientras vas vendiendo.  

Anímate a impulsar tu crecimiento, conoce más aquí.

3.- Vende activos. Esta puede ser una buena opción si te urge el capital, quizá no tienes dinero líquido, pero cuentas con bienes de valor como automóviles, tal vez un inmueble, o hasta aparatos electrónicos. Todo esto te puede sacar de un apuro, solo sé consciente del dinero que necesitas, no malbarates por la urgencia.

4.- Pide un préstamo bancario. Si bien esta alternativa es de las más populares no dependerá de ti, sino de las instituciones financieras. Antes de aceptarte o rechazarte los bancos revisan tu información crediticia, y es aquí cuando deciden si eres un cliente apto. Si ya te decidiste, recuerda revisar el plazo, las mensualidades y los intereses a pagar para que estés al pendiente.

5.- Pide prestado a tus familiares y amigos. Ok, sabemos lo incómodo que puede ser pedir dinero a alguien que conoces, pero es una gran opción si no cuentas con un procesador de pagos, historial crediticio o un bien para vender. Recuerda siempre pagar en tiempo y forma para que puedan seguir dándote la confianza.

Con estas opciones sí o sí puedes obtener liquidez y remodelar tu local, comprar inventario, abrir una sucursal, pagar nóminas y proveedores, o utilizarlo simplemente para lo que necesite tu negocio.  

Por: Tahiri Archundia