¿Ya tienes una idea de lo que te gustaría emprender? Genial, ahora es tiempo de bajar ese concepto a un negocio que te generará ingresos. Aplica los siguientes consejos para empezar con el pie derecho.

  • ¿Quién es tu público objetivo y dónde se encuentra?

Debes conocer perfectamente a tu target, pues ellos serán tus clientes potenciales. Si tu target usa transporte público, anúnciate en la calle, si es una audiencia más joven interactúa en redes sociales, sea donde sea, ten presente que debes llamar su atención de acorde a sus necesidades y cómo tu producto/servicio le beneficiará.

  • Administra tus finanzas

Es común que los primeros ingresos que tengas quieras gastarlos, pero no debe ser así. Crea un presupuesto y lleva la contabilidad al día, esto te permitirá tomar decisiones en cuanto al uso del dinero. El control financiero te ayudará a decidir dónde reducir gastos, qué pagar primero, cuánto invertir en más stock, cuánto pagar de nómina e inclusive en qué momento solicitar un préstamo.

Si lo tuyo no es la administración financiera, acude con un experto lo más temprano del proyecto posible.

 

  • Cumple con la ley

Un emprendimiento a fin de cuentas es un negocio. Registra tu marca y logotipo en el IMPI, da de alta tu negocio en el SAT, saca una tarjeta de crédito para negocios, en resumen ten toda la información en términos legales para evitar sanciones o peor aún, plagios y demandas.

 

  • No te enfoques en un solo producto/servicio

Darle el protagonismo a un solo producto/servicio no está del todo bien, pues habrá alguien más que lo ofrezca a un menor precio o en diferentes presentaciones. Ten un abanico de artículos y ahí sí, puedes destacar tu producto/servicio best seller.

 

  • No te desanimes

Al montar un negocio se espera que los ingreses entren y fuerte. Habrá días buenos, excelentes, regulares y otros malos. Emprender no es sencillo, pero si ya estás en el barco, en lugar de bajarte, concéntrate en buscar cómo mejorar y conocer las debilidades y amenazas que te están afectando para darles la vuelta. Cuanto más ganas le eches, verás tu esfuerzo reflejado en ventas y fidelización de clientes.

Y como un tip extra: debes ofrecer alternativas de pago a tus clientes además del efectivo como aceptar pagos con tarjeta, transferencias SPEI, mensualidades, etc.

¡Síguenos en Facebook, Twitter e Instagram para conocer más sobre nuestros productos!